cursos de acompañante terapeutico Lujan

Cursos De acompañante terapeutico

El propósito del curso de Acompañante Terapéutico es brindar actualización de los contenidos teóricos y prácticos vinculados con la capacitación del AT. La práctica del Acompañante Terapéutico apunta a constituir personal capacitado concreto, a partir de cuya flexibilidad, se pueden implementar distintas modalidades que favorezcan las intervenciones ambulatorias, tendientes a mantener, restablecer, fortalecer y promocionar los nudos sociales (familiar-comunitario-laboral-cultural) de cada persona en tratamiento, dentro de su cotidianeidad Cursos de acompañante Terapeutico Dique Luján.

El curso esta dirigido a aquellas personas que quieran desarrollar su actividad laboral por cuenta propia, aspiran al campo de la salud pública privada, que deseen asistir al prójimo en el proceso de curación de los pacientes. El curso online de Asistente Terapéutico está dirigido a todas aquellas personas que desean adquirir las principales nociones sobre acompañamiento terapéutico, psicología evolutiva, psicopatología, familia, adicciones, trastornos alimentarios y primeros auxilios.

En el tercer año se incluirán los campos de intervenciones asociado-comunitarias, en contextos educativos, en campos socio-jurídicos y en nosologías clínicas. El Acompañante Terapéutico estimula las funciones sanas menos dañadas, acompañándolo en las actividades cotidianas como tomar un colectivo, ir centro de día, etcétera

En el vínculo participan 2 más personas, necesitándose una a la otra en exactamente la misma forma, y surgiendo en un campo común en el que debe haber reciprocidad. Este curso está destinado a estudiantes y trabajadores del campo social, comunitario, educativo y de la salud interesados en acercarse al campo de un acompañamiento terapéutico.

Es en este contexto donde la figura del acompañante terapéutico cobra una considerable relevancia. Resolución oficial: RSE.128/SSGEYCP/2012 , aprobada por la Dirección General de Educación de Gestión Privada. Este curso ofrece una profundización de las herramientas de auxilio funcional y afectivo vincular, y de las temáticas y problemáticas desarrolladas en el primer módulo del curso.

Torcomian afirmó que el acompañante terapéutico no es ni enfermero ni psicólogo; es un acompañante que se integra a un equipo para respaldar, desde su función terapéutica y social, el tratamiento médico psicológico que puede percibir una persona”. Esta materia es de fundamental relevancia en la carrera puesto que permite, a través de la presentación de casos clínicos, la supervisión y el aprendizaje en riguroso directo del meditar y del quehacer del ejercicio de esta profesión.

Los primeros años de vida constituyen una etapa substantiva en la configuración de subjetividades, en potencialidad de ocasiones y de capacidades para un ejercicio pleno de derechos. Recordó que la Casa de Estudios venía dictando el curso de socorrer de farmacia, enfermería y nutrición; después hicimos el de secretariado jurídico y auxiliar en Jardín de Infantes.

El inicio de la nueva carrera de AT en la UNC sucede en un contexto en el que los profesionales de este campo vienen consiguiendo esenciales avances de capacitación y de carácter normativo. Las mejores prácticas mundiales de esta manera lo indican: el acompañante terapéutico debe tener capacitación concreta. El curso empieza en el mes de marzo y termina a mediados de diciembre, donde se entrega el respectivo certificado a cada estudiante.

Otra acepción útil la hallamos por ejemplo en la astronomía, el acompañante es un reloj, instrumento que es utilizado en las observaciones que tiene como función batir segundos. Se le entregará al acompañante terapéutico un certificado si ha acreditado su actualización. Es un curso extracurricular, destinado a toda persona que desee capacitarse en el tema, sin precisar tener estudios previos.

Los loros mas vendidos

Los loros barranqueros, una pesadilla para la zona sur de Villarino Cada vez hay más ejemplares en zonas urbanas, y la convivencia se está tornando muy complicada. No sólo ensucian espacios públicos y provocan ruidos molestos, sino que cortan cables eléctricos y de internet. El concejo pidió ayuda nombres para loros y a especialistas. Los loros barranqueros, una pesadilla para la zona sur de VillarinoFotos: Pablo Presti-LNP y gentileza Ramón Álvarez. en breve pasaron de ser pintorescos visitantes a causantes de múltiples afecciones y inconvenientes. y conforme pasa el tiempo son más, alertan los vecinos de la zona sur de Villarino, por lo que ya piensan que la complicado convivencia con los loros barranqueros está llegando a una situación crítica. Las localidades más afectadas son Hilario Ascasubi, Pedro Luro y mayor Buratovich, donde recalan una cantidad enorme de ejemplares. Desde hospitales y escuelas afirman que ya no saben cómo contrarrestar el impacto negativo del bullicio que desarrollan. En la plaza central de Ascasubi grandes cantidades de excremento salpican sitios por donde pasan a diario chicos y adultos, lo que no sólo conspira contra la higiene, sino también contra la estética del lugar. Lo mismo sucede en el acceso a Pedro Luro. El inconveniente más grave, no obstante, son los recurrentes cortes de cables de energía eléctrica e internet ocasionados por enormes bandadas que se posan sobre el tendido, por lo general al atardecer. Esto deriva en interrupciones del servicio en horas de demanda pico y un gasto muy importante para las cooperativas que prestan los servicios. Sergio Daich, del sector de Medio ámbito de la comuna, dijo a La Nueva. que hablamos de una “invasión” que está tornando complicado el normal desarrollo de la vida en red social. por ello representantes de la Agencia de Energías Renovables y ámbito del ayuntamiento (AERA) solicitaron la “urgente intervención” de la dirección de Fiscalización Agropecuaria, Alimentaria y de los elementos Naturales de la provincia de Buenos Aires. La iniciativa es evaluar y poner en marcha un plan de acción eficiente para batallar este problema sin afectar a la clase, que en nuestro país no sólo no se considera una plaga, sino que además está protegida (está catalogada como “amenazada” desde estudios que revelaron que su población se ha reducido de manera significativa a nivel mundial en los últimos años). En la búsqueda de resoluciones ejecutables y sustentables para conseguir una convivencia armónica con la clase, el ayuntamiento consultará además a expertos e estudiosos del área de Biología, Bioquímica y Farmacia de la facultad Nacional del Sur (UNS), así como a profesionales del INTA. Daich admitió que una de las localidades más afectadas es Hilario Ascasubi, donde la convivencia con la clase, en los parámetros recientes, es “inviable”. sin embargo, insistió en la necesidad de tomar medidas que no deriven en una matanza masiva de ejemplares. “No solo porque no es aceptable desde el punto de vista ético –aclaró-, sino porque no es una costumbre autorizada”. Pérdidas por 3,5 millones de pesosFrancisco Pérez, gerente de las Cooperativa de Electricidad Limitada de Pedro Luro, ha dicho a La Nueva. que las fallas eléctricas en el sector urbana se producen, en su integridad, por la existencia de loros. “La estadística del último año, por esta causa, es de 6 cortes por mes de 36 minutos, en promedio. No es algo esperable y nos deja fuera de los estándares de calidad del servicio que pretendemos”, ha dicho.Los cortes se dan por lo general entre las 8 de la mañana y las 18.30. “Al caer la tarde las aerolíneas de media tensión se llenan de loros. Se posan ahí para pasar la noche y al amanecer vuelan. Al volar la bandada, los cables se sacuden, se acercan entre sí, hacen una descarga y salta un interruptor que deja a todo el pueblo y la zona rural sin luz”, detalló. Francisco PérezIndicó que situaciones como esta le han ocasionado a la cooperativa pérdidas por 2 millones de pesos en la parte eléctrica y de 1,5 millones en el sector de telecomunicaciones (internet). “Hay una energía no vendida, que tiene un costo; hay que recomponer lo que rompen; y encima hay que sobredimensionar los sistemas eléctricos y de telecomunicaciones para que soporten la existencia de los loros”, enumeró. Pérez asegura que no habría cortes de energía en la localidad de Pedro Luro si no fuera por la existencia de los loros. indicó además que desde la cooperativa realizaron “infinitas acciones” para ahuyentarlos, pero nada sirvió. “Probamos medios lumínicos, con reflectores; medios sonoros, con bocinas y bombas de estruendo. Hasta pusimos globos colgados de las líneas… pero no sirvió”, contó. “Fuimos a lo largo de 10 días con una camioneta azul a espantarlos con una bomba de estruendo, y logramos que los loros comenzaron a irse ni bien veían arrimarse la camioneta, todavía antes de la explosión. no obstante, cuando el transporte pasaba, volvían a posarse en los cables”, dijo. La entidad incluso llegó a contactar a la organización de Cetretría de Argentina, pero les comunicaron que, más allá de que se usan halcones para espantar aves en aeropuertos o zonas de cultivo, no se usan en líneas eléctricas. Los cables del tendido eléctrico de Pedro Luro, destrozados por las garras de los loros.Por todo esto, en las ubicaciones más críticas, como en el acceso a la localidad, la cooperativa realizó una inversión millonaria para dar una solución determinante al problema. “Hay dos aerolíneas que distribuyen un poste. En condiciones normales trabajan juntas. Hoy, una de ellas debe ir subterránea. Eso tiene un valor 4 ocasiones superior que la línea aérea”, contó. “Ahora… ¿quién se va a hacer cargo de soterrar el resto de las líneas eléctricas? ¡Es una locura! Lo haremos en la zona más crítica, pero no es algo que tengamos la posibilidad llevar a cabo de forma masiva. No poseemos los fondos ni la capacidad para hacerlo”, indicó. Pérez mencionó que un kilómetro de línea subterránea cuesta 1,5 millones de pesos, mientras que la entidad administra 800 kilómetros de líneas rurales y 40 de líneas urbanas. en relación a la línea de fibra óptica, el directivo mencionó que en condiciones normales cable de acometida a usar cuesta 20 centavos de dólar. no obstante, por la presencia de los loros, la entidad debe usar uno más resistente, cuyo valor es de 50 centavos. “En 48 mil metros de cable, como poseemos, el sobrecosto de operación es mucho”, ha dicho. “Ni hablar del malestar de la gente que se conecta a internet y se corta. Es muy gravoso para la prestación del servicio público. Y hablo en general, porque desde Viedma hasta Coronel Pringles tienen la misma problemática”, dijo. por otro lado subrayó que la Cooperativa debe lidiar a diario con el malestar de la multitud porque en el pueblo la atención es personalizada. “La mayoría lo sabe, pero se torna cansador. Ni hablar de los artefactos que se queman. Es todo muy problemático”, dijo. “Hay que propiciar que se vayan a otro lugar”Sergio Zalba, investigador de Conicet y docente de Biología, Bioquímica y Farmacia de la UNS, reconoció que en superficies urbanas y suburbanas de Villarino se ha dado una concentración muy grande de loros barranqueros en los años anteriores, pero aclaró que la solución al inconveniente no debe plantearse desde el criterio de la abundancia –que no es tal-, sino desde la distribución. “La percepción es que hay más loros, pero la realidad es que cada vez hay menos individuos. Lo que sucede es que están más concentrados en ciertas zonas que en ocasiones coinciden con sitios en los que existen gente, como la situacion de Hilario Ascasubi”, aclaró. Zalba recordó que, según la última categorización de aves del ministerio de ámbito de la Nación, la especie está en la categoría “amenazada”. “Lo que está pasando en Ascasubi es que eligieron el pueblo para dormir ahí, debido a que ellos utilizan dormideros comunitarios. Por eso el inconveniente no es cuántos son, sino donde se encuentran. tranquilamente podrían elegir otro lugar, y se podrían tomar medidas para propiciarlo”, dijo. Zalba se encuentra dentro de los investigadores contactados por las autoridades comunales de Villarino para investigar el inconveniente, aunque aún no se produjo una reunión.El investigador aseguró que estas aves debieron cambiar sus hábitos, movimientos y alimentación, en gran medida, por la acción del hombre sobre la naturaleza. El desmonte –señaló, en forma de ejemplo- ocasionó la pérdida de ambientes naturales y bosques que utilizaba la clase. “Los loros barranqueros viven en un ámbito cambiante y por lo tanto, se adaptan como tienen la posibilidad de a los cambios que hacemos en el ámbito. Por eso aprovechan los elementos nuevos, como las plantaciones de árboles y los cables de tendido eléctrico”, señaló. además, señaló que los predadores naturales del loro además cada vez son menos, gracias a los mismos procesos de pérdida de ámbito. Otro de los componentes de la llegada masiva de la clase al sur de Villarino es estacional, dado que el loro barranquero tiene comportamiento migratorio. En la estación reproductiva -primavera y verano- necesita estar asociado a las superficies de anidación que están en las barrancas de los ríos y en la costa atlántica (por ejemplo, en el balneario El Cóndor, donde está la colonia de loros más importante del planeta). En cambio, en invierno tienen más independencia de movimiento y se desplazan en funcionalidad de los elementos alimenticios accesibles. Medidas a tomar. “El inconveniente puntual de Villarino debe encararse pensando en resoluciones locales que actúen sobre los conflictos detectados –sostuvo Zalba-. las dos líneas más eficientes son: modificar el ambiente para llevarlo a cabo menos correspondiente para la especie y tratar de influir sobre el comportamiento, a fin de que los loros no utilicen las superficies de conflicto como hospitales, plazas o escuelas”. Una opción –dijo- es cambiar los tendidos eléctricos. “Se han hecho tendidos eléctricos subterráneos o se tienen presente otros materiales y hasta la distancia entre los postes”, dijo. Otra técnica radica en cambiar el accionar del animal para evadir que esté en los sitios donde genera conflicto. “Hay compañias que tienen aves de presa, como halcones entrenados, y los hacen volar en los sitios donde hay conflicto para que los loros aprendan que no es un espacio seguro”, mencionó. Sergio ZalbaTambién se los puede ahuyentar con bombas de estruendo o técnicas con láser. La idea –enfatizó- siempre es solucionar el problema trasladando a los loros a un espacio donde su presencia no tenga encontronazo negativo. en cuanto a las técnicas de control directo -es decir, matar a los ejemplares-, enfatizó que no sólo no es una costumbre legal, sino que es muy poco eficaz. “Si uno actuara directamente, lo único que lograría es agregar un inconveniente más para la conservación de la especie”, dejó en claro. “La acción directa no es ética, legal ni conveniente. Es cara y poco eficaz en control de vertebrados. Aquí lo que hay que propiciar es que se vayan a otro lado”, agregó. en cuanto al riesgo de la población de contagiarse una enfermedad de una especie silvestre, señaló que hay, pero es muy bajo. “Todos los animales, tanto los silvestres como los domésticos, tienen la posibilidad de comunicar enfermedades. no obstante, los poquísimos casos que se dan suceden con personas que conviven con ellos, tiene jaulas en su casa, están en contacto directo. Es muy poco frecuente”, indicó.